Envejecer un palet: técnicas básicas para que puedas hacerlo tú mismo 1

La madera de palet está a la orden del día en cuanto a decoración y mobiliario. De unos años a esta parte se ha ido haciendo un hueco en el mundo del interiorismo y del do it yourself (DIY),hazlo tú mismo. Definitivamente el palet ha dejado de ser un excedente de las obras y construcciones para acabar siendo uno de los materiales más buscados por su versatilidad. El uso de este tipo de madera, además de ser más económico que comprar un mueble nuevo, permite reciclar madera, por lo que se convierte en una opción sostenible; aparte de permitir dar rienda suelta a tu imaginación a la hora de crear, prácticamente, cualquier mueble para tu casa.

A continuación te enseño las técnicas más sencillas que he encontrado para envejecer un palet sin tener que ser un experto ni un gran manitas. Aprende cómo hacerlo por ti mismo (DIY) Betún de judea

La madera de palet suele encontrarse sin tratar, por lo que este barniz de tinte es perfecto para darle un color envejecido; y, además, mantener las vetas naturales de la madera. Es muy sencillo de aplicar (simplemente, con una brocha; directamente, sobre el palet) y, al finalizar, te recomiendo colocar un poco de cera para suavizar la superficie. Eso sí, yo siempre lijo un poco la madera antes de trabajar con ella, para evitar las astillas y otras rugosidades.

Toque vintage

Me gusta utilizar esta técnica, ya que, al contrario que con el betún de judea, que solo oscurece la madera, en este caso, puedo jugar con todos los colores que quiera y conseguir personalizar muebles hechos con palets de una forma increíble y mucho más fácil de lo que parece. En este contexto, yo elegí unos tonos azulados para la habitación de mi hijo, ya que con esta madera hice un banco para sentarse bajo la ventana.

Lo primero que hay que hacer es pintar la madera con un color base muy oscuro. En este caso, escogí un color azul marino. Según el color que quieras utilizar, arriba puedes poner otra base, como negro o marrón, por ejemplo. Hay que dejar secar completamente antes de dar una nueva capa, esta con el color que, realmente, quiero que tome la pieza. En mi caso, azul claro. Nuevamente, permito que la pintura se seque por completo. A continuación, con un taco de lija, lijaré las zonas que prefiera (sobre todo, las aristas y esquinas). Verás cómo va asomando el color de debajo. La pasaré bien, pero sin apretar demasiado; ya que, de otro modo, llegaría a la madera original. Cuando he dejado el mueble con un estilo desgastado muy bonito, paso a encerar la superficie, protegiendo el color y mejorando el tacto.

Colores superpuestos

En este caso, lo que voy a hacer es jugar con las capas de color, de modo que parezca que se trata de una madera que ha pasado por varias manos de pintura a lo largo de los años. Para conseguirlo, daré varias capas de pintura de diferentes colores y dejaré que se sequen completamente, entre una y otra. Los contrastes pueden ser tan acusados como quiera. Por ejemplo, utilizando blanco, azul, verde, marrón, etc. Yo no pondría más de tres colores. Cuando he acabado de dar todas las capas, comienzo a lijar; de modo que vaya saliendo uno u otro color, según las capas que vayamos rascando. Sin duda, quedará un diseño genial.

No olvides encerar cuando hayas acabado. Con estas técnicas es muy sencillo envejecer un palet y me dan la posibilidad de crear maravillosas piezas para mi casa o terraza. El límite se encuentra en mi imaginación. Personalmente, me han encantado todas ellas y les dan una nueva vida a esas creaciones tan particulares.

Dejar un comentario

Your email address will not be published.